7 dic. 2014

Y LAS MONTAÑAS HABLARON

Y LAS MONTAÑAS HABLARON

Sinopsis: Y las montañas hablaron, de Khaled Hosseini, autor de las inolvidables Cometas en el cielo y Mil soles espléndidos, es una novela en la que se entrelazan los destinos de varias generaciones y se exploran las infinitas formas en que el amor, el valor, la traición y el sacrificio desempeñan un papel determinante en las vidas de las personas. La decisión de una humilde familia campesina de dar una hija en adopción a un matrimonio adinerado es el fundamento sobre el que Khaled Hosseini ha tejido este formidable tapiz. Seis años después de la publicación de su anterior novela y superados los 38 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, Khaled Hosseini vuelve a demostrar su inmenso talento para narrar historias con valor universal y su inagotable capacidad para crear personajes que nos resultan asombrosamente cercanos y auténticos. En esta obra de la narrativa extranjera, la historia arranca en una remota y desolada aldea de Afganistán, donde Sabur y su segunda mujer se enfrentan en condiciones precarias a la llegada de otro invierno implacable.

Abdulá, el hijo mayor, de diez años, ha cuidado de su hermana Pari desde que era pequeña, y ahora ambos escuchan cautivados la triste historia que les relata su padre antes de acostarlos, la víspera de iniciar un largo viaje que los conducirá hasta Kabul. Allí, en las bulliciosas calles de la capital, dará comienzo este fascinante itinerario que guiará al lector desde el otoño de 1952 hasta el presente, de Kabul a París, desde la isla griega de Tinos hasta San Francisco. «Las dotes narrativas de Hosseini han aumentado con el paso del tiempo [...], logra convertir las vidas de sus personajes en una conmovedora obra coral, con su capacidad de ahondar en las vidas de estos personajes y su potencia como narrador.» The New York Times «Los matices son poco comunes en las novelas de las listas de más vendidos. Se suele sacrificar la ambigüedad para complacer a la mayoría. Por eso, cuando un novelista popular muestra decididamente una preferencia por la complejidad moral, mi fe siempre se ve renovada. Significa que los lectores desean algo más que mero escapismo. O quizá solamente significa que ciertos autores, entre ellos Khaled Hosseini, saben cómo tejer algo exquisito con fibras de gran pureza moral [...]. Es difícil hacer justicia a una novela tan rica en pocas líneas [...], por tanto, permítanme añadir sólo esto: vuelvan a enviar a Hosseini a las listas de más vendidos.» The Washington Post

Y LAS MONTAÑAS HABLARON



Descargar Ahora



Detalles del producto
Formato: Versión Kindle
Tamaño del archivo: 942 KB
Longitud de impresión: 384
Editor: Ediciones Salamandra; Edición: 1 (4 de septiembre de 2013)
Idioma: Españo


Resumen de este Libro

Tras haber leído hace unos años Cometas en el cielo y Mil soles espléndidos que me gustaron muchísimo, estaba deseando que Khaled Hosseini publicase un nuevo libro. Por eso en cuanto salió a la venta Y las montañas hablaron lo incluí en mi lista de deseos y poco después me lo regalaron, por lo que no pude resistirme y lo comencé inmediatamente. Una vez finalizado tengo que reconocer que la historia no me ha llegado tanto como sus anteriores obras, aunque con eso no quiero decir que no haya disfrutado, y mucho, con su lectura.

La narración comienza situándonos en el otoño de 1952 en una aldea de Afganistán donde reside Sabur junto a su segunda esposa y sus tres hijos. El mayor, Abdulá, es el hijo que conserva de su anterior matrimonio y siempre se ha ocupado de cuidar de su hermana pequeña, Pari, con la que está muy unido. El duro invierno se aproxima y las precarias condiciones en las que vive la familia hacen que Sabur tema perder nuevamente a uno de sus hijos, pues tres años atrás su esposa y él vieron como su bebe moría de frío con tan solo dos semanas de vida.

La noche antes de iniciar un viaje que les llevará hasta Kabul, Sabur narra a sus hijos una triste historia sobre un padre que se ve obligado a entregar a uno de sus hijos para proteger al resto de la familia. Con este relato el padre pretende justificar la decisión que él mismo ha tomado, pues en Kabul entregará a su hija Pari en adopción a un adinerado matrimonio que no puede tener hijos. Será así como se inicie esta historia en la que seguiremos el curso de la vida de estos hermanos a lo largo de casi sesenta años, desde el momento de su separación hasta la época actual.

Uno de los aspectos más llamativos es la estructura que Khaled Hosseini utiliza para desarrollar esta historia. El autor no se centra en Abdulá y en Pari sino que se sirve de diferentes figuras del entorno de los hermanos para ir entretejiendo un complejo mosaico que necesitará del esfuerzo del lector para ir completando esta evolución. De esta manera nos encontramos ante múltiples historias individuales que de una manera u otra están relacionadas entre sí, siendo en algunos casos este vínculo muy estrecho y en otros bastante indirecto.
No es la primera vez que me encuentro con una obra de estas características y he de reconocer que hasta ahora, había sido un desarrollo que no me convencía pues siempre tenía la sensación de que el constante cambio de personajes hacía que no se profundizase en ellos, pero en este caso Hosseini consigue transmitir múltiples sensaciones con cada una de sus historias, logrando un buen desarrollo de cada una de las personalidades y logrando que el lector llegue a tener la sensación de conocer a cada una de estas figuras.

Desde mi punto de vista, Y las montañas hablaron es un libro más complejo y trabajado que las anteriores novelas de Khaled Hosseini. La novela está dividida en tan solo nueve capítulos que se extienden desde el otoño del año 1952 en el que comienza la historia hasta el invierno del 2010. Sin embargo a lo largo de los mismos la historia no sigue un curso propiamente lineal, sino que nos encontramos con algunos retrocesos en el tiempo y grandes saltos temporales entre unos capítulos y otros. Aunque así explicado pueda parecer un poco complicado de seguir, cada uno de los capítulos comienza indicándonos la fecha en la que se sitúa la acción, por lo que el lector no tendrá ningún problema para sentirse ubicado temporalmente.

En cuanto a su estilo, Y las montañas hablaron es un libro que está muy bien escrito, con múltiples cambios de registro en función del enfoque que toma la historia en cada momento, combinando la narración en primera y en tercera persona e insertando elementos como cartas, versos, una entrevista o un cuento a lo largo de sus páginas. Emplea una prosa cuidada, elegante e intimista, cargada de sentimentalismo y emotividad y a pesar de que sigue un ritmo pausado se lee con agilidad e interés. Es un libro para leer con calma, disfrutando tanto de la calidad de la escritura de Hosseini como de la profundidad de sus personajes y del complejo entramado que va creando en torno a las relaciones humanas.

Con estas premisas podemos deducir que nos encontramos ante una novela de personajes, pues su desarrollo se apoya en la construcción y exposición de diversas personalidades. De esta manera es este un punto que se ha cuidado al máximo y así nos encontramos con unas figuras cercanas y creíbles, que están perfiladas con detalle y con multitud de matices especialmente a nivel psicológico que permiten que el lector les llegue a conocer y comprender. Son todos ellos personas dotadas de un enorme realismo que responden a perfiles muy diferentes entre sí, lo que da una mayor riqueza a la novela y en cuyos caracteres encontramos las mismas emociones y sentimientos que podemos identificar en cada uno de nosotros o en nuestro entorno, lo que nos hace sentir sus historias aún más cercanas, sobre todo en el caso de aquellos personajes con cuyos ideales y forma de ser nos sintamos más identificados.

Si bien son múltiples los temas que nos vamos encontrando a lo largo de Y las montañas hablaron, son la familia y sus vínculos el punto en torno al que todo lo demás va adquiriendo forma. Amor, sacrificio, lealtad, ilusión, amistad, dolor, compasión, confianza o perdón son algunos de los aspectos que comparten las historias protagonizadas por los diferentes personajes, mostrándonos en algunos casos diferentes reacciones ante un mismo suceso y utilizando en todo momento Khaled Hosseini las emociones para llegar hasta el lector. Es una novela que en su conjunto se estructura a través de conexiones, haciéndonos ver que de una manera u otra todo está vinculado y de esta manera cada decisión tomada en un momento dado acabará provocando una reacción en la vida de otra u otras personas.

En este caso, Khaled Hosseini no se centra en un único escenario para desarrollar su novela y así a lo largo de las páginas nos moveremos por diferentes lugares como París, las isla griega de Tinos, San Francisco o Kabul, aunque la ambientación no es un aspecto determinante en esta obra. De esta manera, el autor no se centra tanto en la situación política, económica o social de Afganistán, aunque sí está presente en un segundo plano recogiendo los hechos que han marcado la historia reciente de este país y que quedan resumidos en una única palabra: guerras. Los primeros combates en las zonas rurales que se fueron extendiendo a las ciudades y posteriormente la llegada de los talibanes hasta que fueron derrotados por parte de la Alianza del Norte son algunos de los sucesos a los que el autor nos acerca a través de las experiencias de los propios personajes.

Una vez más, Khaled Hosseini vuelve a sorprendernos con una conmovedora novela que consigue hacernos sentir y emocionarnos con las experiencias de sus personajes. Una obra que sorprende por su complejidad y por la estructura empleada en su desarrollo, necesitando del esfuerzo del lector para ir encajando cada una de las piezas de un complejo puzzle basado tanto en las relaciones familiares como en las conexiones establecidas en torno a los miembros de una familia.