Los turistas que van por el romance-sexo, vale la pena que recuerden sobre los riesgos que con lleva un viaje como este. Las enfermedades de transmisión sexual, la probabilidad de que vayas preso por estar con una pareja que es menor de edad, pero oculta su edad, y la situación desagradable de que lo involucren en una plantación de drogas.