4 nov. 2012

Fiscalidad planes de pensiones : Guía practica

Fiscalidad planes de pensiones

Son estrategias utilizadas para la declaración de la renta, la idea pagar menos impuestos ajustándose a los marcos legales. Los planes de pensiones tienen como ventajas que se amoldan dentro de la política del Estado de el cual incentiva el ahorro para complementar  a la pensión que ofrece el Seguridad Social.


Ayuda para cuando llegue el momento de la jubilación, la Fiscalidad planes de pensiones los convierte en un elemento que se debe cuenta a la hora de hacer nuestra planificación fiscal. 



Las ventaja es que las aportaciones están sujetas a Liberaciones, es decir, es posible deducir las aportaciones de la base de la declaración de la renta, siempre dentro de las de limitaciones establecidas por la Ley 35/2006 . Estas de limitaciones se establecen en función de la edad del contribuyente y se van incrementando conforme se acerca la fecha de la jubilación.

Los contribuyentes menores de 50 años podrán deducirse la menor de las siguientes cantidades: 10.000 euros o el 30% de sus ingresos, comprendiendo la suma de sus rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. Los contribuyentes mayores de 50 años, deben aumentar sus aportaciones conforme se acerca la edad de jubilación, se deducirá la menor de las siguientes cantidades: 12.500 euros o el 50% de sus ingresos.

Los contribuyentes con discapacidad pueden elevar las deducciones hasta un máximo de 24.500 euros y seguir disfrutando de ventajas fiscales. Que son deducibles las aportaciones realizadas al plan de pensiones del cónyuge, siempre que este no obtenga rentas o que sus ingresos por encima de los 8.000 euros al año. Entonces el límite para reducir de la base imponible está cifrado en 2.000 euros.

En el mismo orden de ideas, las aportaciones a Fiscalidad planes de pensiones de personas discapacitados serán superiores al 65%, están sujetas a deducciones, aunque la ley establece una serie de límites. De esta forma, las aportaciones anuales realizadas por familiares no podrán superar los 10.000 euros y en ningún caso serán mayores en su conjunto que los citados 24.250 euros.

Aquellos contribuyentes que realicen aportaciones a favor de otra persona deben tener en cuenta que el ahorro fiscal general para todo el Estado es de un máximo del 43% y que por muchas aportaciones que realicen no podrán superar ese porcentaje-

Reembolso los planes de pensiones

La fiscalidad de los planes de pensiones se divide en dos partes. 

La primera, referida a las mencionadas aportaciones, y la segunda, que trata el reembolso, el momento de recibir la prestación. Y es que este herramienta está pensada para diferir el pago hasta el momento de la jubilación y esto tiene ciertas implicaciones fiscales.

Las prestaciones de los planes de pensiones se consideran rendimientos del trabajo a efectos de IRPF y se pueden recuperar en tres formas distintas

En forma de capital, es decir, en un único pago que incluye las aportaciones más los rendimientos.

En forma de renta, que es la más común y supone recibir las cantidades aportadas en varios pagos regulares.

En forma mixta, con una parte en capital y la otra en forma de renta.

Hasta la reforma fiscal de 2007 existían importantes diferencias en función de cómo se recuperase el plan y como fuese el reembolso. Sin embargo, ahora mismo todas tienen el mismo tratamiento, aunque se mantiene las ventajas para las cantidades aportadas con anterioridad a la reforma. En este sentido, las prestaciones en forma de capital están sujetas a una reducción del 40% a la parte de prestaciones ligadas a las aportaciones hechas antes de 2007 si han transcurrido más de dos años desde la misma. En este caso la prestación se considera un rendimiento del trabajo. Las prestaciones en forma de renta no están sujetas a ningún tipo de deducción y están sujetas a su correspondiente retención fiscal como renta del trabajo en función del los ingresos de cada contribuyente.