21 may. 2011

Juicio final en Anoeta


No va más. Hace cuatro meses, Real Sociedad y Getafe se peleaban por un puesto europeo. Quién les iba a decir entonces que esta noche se iban a jugar la vida en los 90 minutos más importantes de su historia reciente: el que pierda se puede ir a Segunda. Pero ojo, que les puede valer el empate...

Ya lo ha dicho Míchel: "Si dicen que se besen, yo voy el primero". El problema para el Getafe es que el empate no le valdría en el caso de que Zaragoza y Deportivo ganaran, por lo que no parece fácil pactar una 'X'.
La Real lo tiene todo a favor. Juega al calor de Anoeta, le vale el empate y en casa los números demuestran que se ha mostrado como un equipo intratable. Además, llega un Getafe incapaz de ganar lejos del Coliseum en 2011. Pero es una final y ahí no cuentan las estadísticas.
Tres victorias seguidas en Anoeta ante Sporting, Barça y Zaragoza hablan a las claras de la fortaleza realista en casa. Se ha quedado fuera de la lista Joseba Llorente, aún no recuperado del todo, por lo que Martín Lasarte apostará de salida por Raúl Tamudo o Ifrán en punta.
No hace ni un año que la Real festejaba su regreso a Primera y por eso, el drama del descenso se vive con mayor intensidad si cabe en San Sebastián. Pero el ambiente por todo lo alto en Anoeta debe llevar en volandas a los suyos en un partido con sabor a final.
El Getafe, por su parte, quiere prolongar al menos un año más su bonita historia en Primera. Los azules son los únicos junto a Real Madrid, Barça y Athletic que nunca han bajado a Segunda y ya saben lo que es jugársela en el último partido.
Hace dos años en El Sardinero, un recién llegado Míchel sufrió en sus carnes la tensión de jugarse la permanencia en 90 minutos. El Getafe empató en el campo del Racing y el que se fue a Segunda fue el Betis, que empató en el duelo directo por la salvación ante el Valladolid y con 42 puntos descendió.
Miguel Torres, recuperado
Pero el Geta ha demostrado saber competir en los momentos difíciles. Lo hizo ante Almería y Osasuna en el Coliseum, pero habrá que ver la respuesta azulona lejos de su estadio después de cinco meses sin ganar a domicilio (2-3 en Almería).

El vestuario ha transmitido un mensaje de optimismo toda la semana. Míchel se ha llevado a tierras donostiarras a toda la plantilla, incluidos los lesionados Adrián Colunga, Rafa y Gavilán. El que está listo es Miguel Torres, que podría volver al lateral derecho en detrimento de Víctor Sánchez.
El resto del once será el esperado, con Parejo por delante de Boateng y Casquero, con Manu y Pedro Ríos por las bandas y Miku como delantero. No estará solo el Getafe en Anoeta, con 300 aficionados azulones en las gradas para la finalísima de Anoeta. Que Dios reparta suerte.