21 may. 2011

Ganar no tiene precio


El Zaragoza se juega la vida y esta vez no es un tópico. Última jornada de Liga. Última plaza de descenso en juego y, si los maños no lo evitan, serán ellos los que la ocupen. La buena noticia para los de Aguirre es que, si ganan, se salvan.

Este es el partido de las suspicacias. La mayoría de los equipos implicados en la pelea por salvarse han sugerido que el Levante no va a darlo todo y eso no ha gustado en Valencia. El propio técnico granota ha recordado que cada equipo que pelea por la salvación sólo debería preocuparse de ganar su partido, ya que eso garantiza la salvación. Por lo tanto, entiende, las suspicacias están fuera de lugar.
No obstante ya se sabe que, aunque están prohibidas, las primas están a la orden del día en este tipo de partidos. Así que la actuación del Levante será observada con lupa. Si corren mucho, se pensará que están primados por ganar. Si hacen lo contrario, se pensará que no dio todo lo que tenía que dar.
Sea como sea, lo cierto es que el Zaragoza tiene que salir a matar. No puede permitirse errores y por eso el encuentro apunta a drama. Al menos Aguirre puede contar con todos sus efectivos, a excepción de las ya conocidas bajas de Laguardia y Contini.
En el Levante sí que hay varias ausencias que, combinadas con las rotaciones que podría hacer el técnico granota, podrían incomodar a terceros. En este sentido, Luis García no se deja intimidar y anuncia que alineará a los que le "dé la gana". Está sancionado Xisco Nadal y lesionados Juanlu, Del Horno y Nano.
Se trata, desde luego, de un partido para valientes. Si los maños no quieren volver al infierno del que escaparon hace dos temporadas, tienen que ganar. Si lo hacen, el 'marrón' caerá en otro lugar. Así de fácil... y de complicado.