18 may. 2011

El Papa recibió al nuevo líder de la Liga Árabe

Nabil al Arabi, fue elegido recientemente como secretario general de la Liga Árabe. La visita se produce en un momento delicado para las relaciones entre las partes debido a las revueltas árabes y a las persecuciones que viven las minorías cristianas en la región.
El Papa Benedicto XVI recibió este miércoles en el Vaticano al recién elegido secretario general de la Liga Árabe, el ministro egipcio de Relaciones Exteriores, Nabil al Arabi, indicó el Vaticano. 


La visita del dirigente árabe tiene lugar en un momento delicado para las relaciones entre las partes debido a las revueltas árabes y a las persecuciones que viven las minorías cristianas en esa región. 


La reunión se celebró al margen de la audiencia general de los miércoles que se lleva a cabo en la plaza de San Pedro

Las revueltas en el mundo árabe, la guerra en Libia, la situación de las minorías cristianas figuran entre los temas en el tapete, aunque el Vaticano no divulgó un comunicado oficial sobre el encuentro. 

Benedicto XVI se ha pronunciado en varias ocasiones en contra de la violencia en Libia. 

El Papa lanzó el domingo pasado un llamado a favor del "diálogo" y "las negociaciones" en ese país e instó a la "convivencia" en Siria entre la minoría cristiana y las otras comunidades, como ocurría hasta ahora. 

Las relaciones entre la Santa Sede y la mayor institución del islam sunita en Egipto, la Academia Al Azhar, fueron suspendidas después de que el pontífice condenó el grave atentado del pasado 31 de diciembre. 


Los coptos fueron víctimas de varios atentados recientes, el más cruento de ellos en la noche de fin de año, que dejó 23 muertos en una gran iglesia copta ortodoxa de la ciudad de Alejandría. 


En Egipto existe una minoría cristiana, los coptos, en su mayoría ortodoxos, pero también católicos. Representan entre el 6 y el 10% de los 80 millones de egipcios, en gran mayoría musulmanes sunitas, y se quejan regularmente de estar marginados. 

El pasado 7 de mayo, 15 personas murieron por los enfrentamientos por razones religiosas en el El Cairo


Nabil al Arabi, de 75 años, remplazó a Amr Mussa, popular ex canciller egipcio.