17 abr. 2011

Las fuerzas de Gadafi atacan Ajdabiya



Las fuerzas del líder libio Muamar el Gadafi atacaron el domingo 17/04 los alrededores de Ajdabiya, obligando a los rebeldes a replegarse a su bastión más oriental y reduciendo sus esperanzas de avanzar al oeste para acabar con el estancamiento en el que se encuentra la guerra civil.

Las fuerzas de Gadafi atacan AjdabiyaAJDABIYA, Libia (Reuters) - Un testigo en Ajdabiya dijo que vio caer alrededor de una decena de cohetes sobre la entrada occidental de la localidad, que los rebeldes querían usar como puesto permanente para recapturar el puerto petrolero de Brega.

Muchos huían del ataque mientras las fuertes explosiones sacudían la ciudad.

"Aún hay algunos tipos allí fuera en la entrada occidental, pero la situación no es muy buena", dijo Wasim el Aguri, un voluntario rebelde de 25 años que esperaba en la entrada oriental de Ajdabiya.

El sábado, los rebeldes llegaron hasta las afueras de Brega, situada 80 kilómetros al oeste, pero muchos tuvieron que regresar a refugiarse a Ajdabiya después de que seis combatientes murieran por el impacto de unos cohetes lanzados por las fuerzas de Gadafi en la carretera que une ambas ciudades.

El domingo se cumplió un mes desde que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una resolución que autorizaba el uso de fuerza para proteger a los civiles en Libia, lo que llevó a la campaña militar internacional.

Pero pese a los ataques de la OTAN contra las fuerzas de Gadafi, los rebeldes no han podido hacer nuevos progresos o mantener sus avances en las semanas de enfrentamientos por las ciudades costeras en el este de Libia.

Bombardeos en Misrata

En el oeste del país, la ciudad de Misrata, en manos de rebeldes, ha sido asediada durante siete semanas, elevando la preocupación internacional sobre una creciente crisis humanitaria. Se cree que cientos de civiles han muerto por los combates y bombardeos sobre el lugar.

Un portavoz rebelde dijo que las fuerzas de Gadafi habían bombardeado Misrata nuevamente el domingo, causando la muerte de al menos seis personas. Abdel Basset Mezerik indicó que además había al menos 47 heridos.

Estados Unidos, Francia y Reino Unido dijeron esta semana que no interrumpirían los bombardeos hasta que Gadafi abandonara el poder, revisando el objetivo de la misión y modificándolo por el de un cambio de régimen.

Sin embargo, con las tropas de la OTAN aún en Afganistán, los países occidentales han descartado enviar soldados al terreno, una postura reforzada el domingo por el primer ministro británico, David Cameron.

"Lo que hemos dicho es que no existen dudas sobre una invasión u ocupación, esto no llevará a Reino Unido a poner las botas sobre el terreno", declaró en una entrevista con el canal Sky News.

Pero Cameron dijo que las potencias ayudarían de otras formas para impedir que Gadafi "desate su infierno sobre la gente de Misrata" y otras ciudades situadas en la costa libia, como proporcionando"equipos no letales" a los rebeldes.

Los rebeldes han pedido repetidamente armas más sofisticadas, diciendo que su metralletas y lanzagranadas no son suficientemente poderosas para enfrentarse a las fuerzas del Gobierno.

"Queremos armas, armas modernas", dijo el combatiente Ayman Aswey, de 21 años. "Si las tuviéramos, podríamos avanzar y derrotarlos", aseveró.

Civiles huyen al Este

Con el sonido de las explosiones y disparos surcando todo Ajdabiya desde su entrada occidental, decenas de vehículos rebeldes y civiles transportaban hombres, mujeres y niños en una fila hacia el este, en dirección al bastión rebelde de Bengasi.

Una tormenta de arena invadió el sector durante la mañana, oscureciendo la vista a lo largo del vasto y plano desierto. Algunos rebeldes dijeron que dejarían minas antitanques en la entrada oriental de Ajdabiya.

Días de enfrentamientos esporádicos en la parte oeste de la carretera hacia la ciudad de Brega no han logrado acabar con el punto muerto de la guerra civil. Portavoces rebeldes señalaron el sábado que sus soldados más experimentados estaban luchando contra las fuerzas de Gadafi en los márgenes de Brega, pero no fue posible verificar esa información.